"Siempre imaginé que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca", Jorge Luis Borges


22 de septiembre de 2012

Entrevista al escritor español F. J. Rohs (escritor independiente)

 
 
1.  De los géneros literarios ¿cuál es el que cultivas con mayor éxito?

El "Arrebatado", es poco conocido, lo sé, pero me he dado cuenta de que es el que más parece gustar. Es un parto espontáneo, llega sin dolores y sin avisar. Me pilla en el autobús, comiendo en el parque, durmiéndome…Hijos bastardos del trabajo diario y de la rutina. Herederos de ese héroe que llamaron Inspiración y parece que todo el mundo se empeña en mancillar, ironizar, infravalorar y confundir. Un flash, una descarga, una tubería que se rompe y monta la gorda, un chispazo… Un nudo que se forma en el alma o donde quieran colocarlo, pero que sientes la irrefrenable necesidad de deshacerlo. A veces lo haces como Alejandro Magno, de un sablazo; y a veces lo haces como Gepetto, con paciencia. Y sangro suspense, drama, ficción, intriga, amor, locura… Mis tres novelas nacieron así, después, claro, llega el resto: Enseñarles a hablar, a andar, primer día de cole, ahorros para la universidad… hasta que un día pones "Fin", sonríes y le dices: Ale, chaval, a ver si te conviertes en un libro de provecho. Y en esas estoy, esperando algún provecho… Y ahora que me leo, creo que no he contestado, ¿o sí?




2. ¿Cuál es tu objetivo a la hora de escribir? Hobby, denuncia social, dinero, engrosar currículum…

En parte por lo dicho antes, y por eso de la coherencia, la verdad es que no hay un objetivo. ¿Publicar? ¿Dinero? ¿Denuncia?... No seré hipócrita, claro que hay algo de eso, pero me he pasado más de 20 años escribiendo en la clandestinidad, escondiendo mis papeles fugitivos en oscuros cajones, esclavizados por mi silencio. Durante esos 20 años mi vergüenza fue mucho más poderosa que mis ganas de publicar, que el dinero o cualquier otra cosa. Por lo tanto… podríamos decir que escribir es más bien una necesidad. Necesitamos respirar, necesitamos hablar, necesitamos comer, necesitamos tomar un café… Yo, antes que todo eso, necesito escribir. Soy una especie de psicópata que lo único que me mantiene cuerdo es escribir. Mi terapia son las frases y mis pastillas las palabras. Cuando no me tomo la dosis diaria, mi salud peligra. Así que, ahora sí dando respuesta a la pregunta, escribo por salud mental. Escribiría aunque no existieran las editoriales ni los lectores. Esas cosas son, más bien, un reto.




3. ¿Qué futuro vaticinas a las editoriales tradicionales a causa de la auto publicación o el formato electrónico? ¿Crees que sustituirá el libro electrónico al papel?



En cuanto a la auto publicación, creo que las editoriales deben de estar, o deberían estar frotándose las manos. Es como si juntaran todas las minas de oro en la misma montaña del amazonas. Es cierto que encontraremos mucho chapado y mucho carbón, pero las pepitas están ahí. Las editoriales que busquen algo, lo podrán encontrar. Unos se conformarán con escarbar un poco y otros profundizarán. Se acabará la tediosa, cara y frustrante labor de envío (por parte del autor) y de revisión (por parte del editor). Amazon, por ejemplo, ya ofrece por sí solo un estudio de mercado. Por otro lado, todo escritor que se precie y valore su obra, la querrá presentar dignamente al público. Eso significa que el trabajo de corrección, algo de maquetación, incluso la portada y parte de la promoción, el autor ya la tiene hecha en gran medida. Eso que se ahorran, ¿no?

En cuanto al formato electrónico y su guerra contra el papel… por mucho que me cueste aceptarlo, creo que el papel tiene todas las de perder. No a corto plazo, claro, pero… Dentro de no más de una década, nuestros hijos mirarán los lomos de los libros de nuestras estanterías como muchos jóvenes miran ahora los discos de vinilos de sus padres. Los cogerán, los abrirán, los olerán e, incluso, algún osado, leerá alguno. Pero luego se meterán en internet y comprarán la última novedad editorial en eBook, sobre vampiros cibernéticos, seguramente… Y si es que por entonces aún se sigue leyendo, que soy algo pesimista.

Pero no hay que ser tremendistas en esta guerra eBook-Papel. Nosotros somos una generación intermedia. Tenemos un pie en el rudimentario pasado y otro en tecnológico futuro, por eso nos cuesta verlo. Pero para nuestros hijos, un eBook será lo más normal del mundo. Y la verdad es que, mientras se siga leyendo y mientras mantengamos cierta dignidad literaria, me importa un pepino el dónde y cómo se lea. Yo prefiero el papel, claro que sí, pero antes que el papel, prefiero un libro, sea en el formato que sea.




4. ¿Qué obras literarias son las que más te han inspirado?

Todas las que he leído y muchas que aún no he leído. De las leídas, todas han dejado una impronta, una semilla que, o germinó en su día, lo hace ahora o, seguro, florecerá en el futuro. Así me lo ha demostrado la experiencia. Un libro siempre deja una huella. Es cierto que he leído alguna basura, pero incluso estos sirven, por lo menos de mal ejemplo. Y sobre las que no he leído, mis propias historias y necesidades, tarde o temprano, me llevarán hacia ellas.

Por ejemplo, recuerdo una noche en que George Orwell y su 1984 discutía con Victor Hugo y sus Miserables sobre algunas parábolas de la Biblia. Osado de mí, intervine en la conversación y estos señores, mirándome con desdén, me retaron a escribir una novela antes de abrir la boca. Muy chulo yo me puse manos a la obra. Mucho tiempo después y tras casi 400 páginas a boli, apareció un señor que se estaba mondando de risa de mi historia. Con tono cínico me dijo: "uis, que original…" Me enfurecí y le pregunté su nombre. Ray Bradbury, chaval – me dijo. Hizo "pluf", desapareció y dejó sobre mi cama una novela: Fahrenheit 451. Comencé a leerla y me puse a llorar en la tercera página. Ray había asesinado mi fabulosa historia, así que medio la dejé. Pero un año después, en plena madrugada, un tal Dostoyevski y un tal H.G. Welss comenzaron a molerme a palos mientras gritaban: "¡Vanidoso de mierda, escribe!" y tras leerles completamente atemorizado, comprendí que lo único que tenía que hacer es seguir escribiendo con la mano izquierda.

Creo que fue Hemingway quien dijo que "todo lo que no es biográfico es plagio". Y es cierto en gran medida, pero si lo que leemos no nos influye, no nos inspira, no nos invita a mirar esa misma historia con otro prisma, no nos anima a desarrollar y proyectar esa misma idea… preferiría no leer. Los libros que leemos nos conforman como personas y, sobre todo, como escritores a quien lo sea. Desde aquella paliza no he vuelto a empeñarme en ser original, solo me empeño en escribir. Y estoy encantado de que mis fantasmas nocturnos guíen mi pluma.



5. ¿Crees que la autoedición es una buena solución para darse a conocer y triunfar en el mundo literario? ¿Qué clase de ventajas e inconvenientes piensas que tiene este método de publicación?

Para darse a conocer, sí. Para triunfar… paso palabra. Existen casos, eso dicen, eso leí alguna vez; como también existen casos de gente a la que le ha tocado la lotería, como a mi vecino, que todos los días compraba todo tipo de papeletas… Al final le tocó, o eso nos dijo la portera…

Es muy difícil triunfar desde la autoedición. No solo hay que hacer como mi vecino, escribir muchos libros, sino que también es imprescindible una labor tediosa, constante, regular, incansable y agotadora de promoción y publicidad. Lo que ocurre es que cuando acabas esta fase imprescindible de promoción, no te queda tiempo para escribir, por lo que el primer punto, lo de escribir muchos libros, sería difícil de cumplir. Podríamos acuñar el término de Paradoja del Escritor Publicista. Si escribe no se promociona bien. Si se promociona bien, no escribe.

Si comenzara ahora en este mundillo sabiendo lo que sé, me encerraría durante una larga temporada, escribiría hasta que el boli se soldara a mis dedos, acabaría tres o cuatro novelas y luego, tras extirparme el boli, comer algo, dormir todo un mes, me sentaría a promocionar a tiempo completo las obras acabadas. Quizás, solo quizás, cuando use lupas como gafas y tenga los dedos atrofiados por el teclado, cuando ande esquizofrénico con lo de Twibook, el Faceter y demás, comience a ganar el dinero suficiente para pagar el alquiler.



Bien, quedando clara mi postura sobre lo de triunfar como auto publicado… Decir que lo que sí es interesante es la visibilidad. La visibilidad es el término intermedio donde se invalida la famosa Paradoja del Escritor Publicista. Se puede escribir algo y promocionar algo al mismo tiempo. No solo empecinarse con Amazon, editoriales y demás, podemos hacernos visibles a través de relatos y capítulos en nuestros blog, en portales literarios como Wattpad, Goodreads, etc. Yo comencé a publicar gratuitamente dos de mis novelas en Wattpad. Conseguí una muy buena visibilidad, capté lectores, algún fan incauto, comentarios, etc. Es un camino largo, pero vas poniendo a prueba tus historias al mismo tiempo que las desarrollas.



Ahora soy un vago publicista y obsesivo escritor pobre, pero es que ya lo advertí al principio: Primero escribo, luego… el resto. He llegado a la conclusión de que las trasnochadas de promoción me impedían medicarme con las dosis adecuadas de frases y palabras, así que he decidido seguir mi propio consejo: Voy a escribir. Terminaré lo que anda a medio camino, adecentaré las historias que pululaban por mi despacho algo desorientadas y luego, amputándome el boli de la mano, me compraré las gafas-lupa y trataré de gritar muy fuerte a ver si alguien me escucha por el Fuistter, el Taesbook y se dignan a comprarme algo por el amazonas.



Y ahora, si me disculpan, me voy a escribir. Gracias por el espacio y el tiempo.

Más información sobre el autor:

Si quieres una biografía, amena pero sincera:  http://fjrohs.blogspot.com.es/p/breve-y-seria-biografia.html 

El resto de enlaces de interés:

Blog principal: http://fjrohs.blogspot.com

Cuentos y Relatos Personalizados: http://lasastreria-literaria.blogspot.com
Libro de La Sastrería Literaria: http://xurl.es/yml01 (Url acortada, para no abultar...)


Libro Colección OchoCuentos: http://xurl.es/0n9xg
Libro 4 Ratoshttp://xurl.es/33ozc

 

9 comentarios:

  1. Creo que tu nombre, Rohs, aparece en todas mis entrevistas y es por cosas como las que dices aquí. Me emocionas cada vez que te leo. Besos y todo mi cariño, eres un gran escritor y me encantan tus arrebatos. Estás en mis letras, estás en mi alma, querido amigo, nos vemos bajo la misma luna, escribiendo cada uno en su casa, como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias niña! me sacas siempre los colores, joder!

      Eliminar
  2. Pues puede que sea larga, pero ha merecido la pena. Además de la inspiración hay una intensa reflexión que va más lejos de las apariencias o la superficie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Paseando, la verdad es que tuve miedo de aburrir por la extensión, hoy en día, o escribes una pincelada genial en la primera línea o nos vamos a leer otra cosa. Gracias por tu tiempo!

      Eliminar
  3. Niño..., eso no es responder a una entrevista, eso es hilvanar un relato de los tuyos y ponerlo "por entregas", un capítulo en cada pregunta. ¡Chapeau!

    ResponderEliminar
  4. Eres grande, amigo. Estoy segura de que nuestros futuros nietos y posteriores generaciones te leerán, por tu ingenio descomunal, por tu gran sentido del humor, por tu buen hacer y sobre todo por tu amor a las palabras, te plantarás en la literatura del porvenir.
    Un abrazo, te admiro y te quiero.

    ResponderEliminar
  5. Además de con más razón que un santo, es que la jodía entrevista es entretenida, que aprendemos con tus letras y al tiempo nos divertimos, eres genial Fj, uno de los grandes como he dicho siempre cielo. Besos :D

    ResponderEliminar
  6. Invitación

    Yo soy brasileño, y tengo un blog, muy simple.
    Estoy lhe invitando a visitar-me, y se posible, seguimos juntos por ellos.
    Fuerza, Alegría y Amizad.
    Ven para acá.

    http://www.josemariacosta.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te sigo, José, no hablo Portugués, pero en el fondo la literatura es un lenguaje universal! Saludos compañero

      Eliminar

"Criticar no es morder; es señalar con noble intento el lunar que desvanece la obra de la vida", José Martí.